SEGURO NO ES CINE (por Sebastian De Caro )

Actualizado: mar 3


Escena 1. Interior noche. Cine

Es viernes, la sala esta casi completa. la proximidad del Oscar genera una fiebre por ver las nominadas y estar al día. 1917 es la ultima película de Sam Mendes, un director sin fans. Mendes es de la clase de tipo que esta sospechado de entrada. Ningún sombrero previo le toco en suerte, ni el sombrero del director maldito, ni tampoco el de comediante liviano pero ágil, o el auteur celebrado por iniciados, ni siquiera el del punk canchero y corrosivo, nada, no le toco nada en la repartija. Desde el rincón donde van a penitencia los que han tenido alguna pretensión (acaso eso esta mal?) dispara 1917.

La película del gag, la del truco, la que se vende por premisa.

La del plano secuencia

No corta nunca o si corta no te das cuenta.

Corta o no corta?

Eso solo? que pobreza ... pero ... no tiene guión, si casi no hablan...

La película comienza.

Empezamos a caminar con los dos soldados.

Llegamos a la escena del brief de la misión. Como utiliza el espacio en esa escena con los ejes y los dos planos uno en cada mesa para dar vuelta a los protagonistas, solo ese momentito da cuenta de las astucias del paria Sam Mendes, repito, el director sin fans.

Acto seguido se dispara la aventura.

Línea clara que seria la envidia del mismo Hergé.

Dos cabos ingleses deben atravesar campo enemigo llevando un mensaje para evitar un ataque que significaría la muerte de 1600 soldados.

Listo.

No mas...

A caminar, correr y saltar para intentar llegar a tiempo.

Ni bien salen de la trinchera propia esta ese pequeño momento donde resbalan y uno empujando a otro hace que este meta su mano de lleno en un cadáver.

Todo el cine reaccionó.

Todo el cine, una audiencia que esta mas que acostumbrada a los muñecos con pintura adentro, ante este muñeco reaccionó.

Punto para Mendes, el anticine.

Llegamos a la cueva, en la película sin guion se sucede la escena de la rata y la explosión.

Otra vez todo el cine reacciona con el estupor soñado por Mendes, el director que no sabe.

Para evitar enumerar cada momento donde esto se repitió me limitare a señalar que las dos horas de metraje se vivieron en total tensión y silencio.

Supongo que en el mundo de hoy todo esto no tiene ningún valor.


Escena 2. Exterior calle. Villa Crespo.

Rodaje de Rockabilly

Es sábado, 1999.

Tengo 23 años, sueño con dirigir una película desde los 8 o 10 años. estudie en la facultad, hice videominutos, ejercicios, cortos con amigos.

Estoy aterrado, pienso y entiendo que es muy difícil esto, el cine, que es imposible o al menos yo no nací para esto.

Que da miedo filmar, que va a quedar mal, que todos los planos son feos, que cualquiera puede hacerlo mejor.

Claro que esto que siento hoy es muy distinto a lo que sentía hace meses en el bafici.

Las tertulias.

Las mesas.

Los asados.

Ahí era un campeón.

Ahí me las sabía todas.

Ahora el cine me cobra cada sentencia total, ahora me dice no vas a poder defenderte con la retórica, esto es la cancha. Acá no tenés manera de zafar articulando ninguna idea piola.

Cagaste De Caro, filma y filma bien que queda y no va a importar cuánto digas ni en radio ni en la tele.

Sos esto.

Solo esto.

Sos lo que te sale.

Para cuando Rockabilly se termina de hacer entre amigos y en 12 días los fines de semana creo que tengo apenas un poco menos de miedo.

Amo más al cine que nunca y me vuelvo loco por filmar de nuevo.


Escena 3. Interior estudio. Noche

(apenas dos horas después de ver 1917)

Estoy en casa, busco desesperado todo video de making de la película de Sam Mendes.

Hay uno de 14 minutos donde ese dios que es Roger Deakins explica con detalle como filmo esa noche increíble.

Veo como corren los soldados en el campo mientras nuestro héroe intenta llegar a Mc Kenzie.

Es descomunal, inspirador.

Tanto detalle, extras aprendiendo todo sobre la época y conducta física.

La película secreta, la que no podría existir en forma de novela.

Pienso y pienso...

Hace un año cuando estaba filmando Claudia y a los actores ante cada plano (sea este en movimiento o fijo) había que responderles tanto.

Cuando el director de fotografía y el foquista tenían que luchar contra varios puntos de foco en un mismo momento.

Cuando pensaba todo eso decía...como se hace?. Es imposible 1917...

Igual me tranquilice cuando me di cuenta que todo ese prodigio, esa precisión, esa efectividad con la audiencia, ese concepto de puesta, vestuario, sonido, la genialidad de Deakins, la luz esa noche, el momento que un hermano llora o los dos planos de los arboles, seguro pero seguro y para mi tranquilidad no tienen nada que

ver con el cine.

1,508 vistas
 

Formulario de suscripción

©2019 por Cristian Mariano Bernard.

  • Instagram